miércoles, 6 de febrero de 2008

Ecuador: naturaleza violenta


Lluvias torrenciales,
anegan campos y ciudades.
Un furioso volcán,
lanza fuego y ceniza por doquier,
en el país de la eterna paz,
la crisis no solo política es,
la suerte del pobre dura poco

No solo enfrentamientos sufrimos,
marchas, acusaciones, divisiones,
sino ahora…
miles de desplazados,
desesperados, sin techo, sin hogar,
sin campos que cultivar,
que esperan de Dios
y de una mano amiga en particular,
una palabra amiga,
una manta que abriga,
una fraternal comida.

Que el momento permita,
ver que las manos unidas,
son manos amigas,
que las mentes positivas,
construyen y no destruyen,
que no se trata de colores
o de ideologías modernistas,
se trata de la vida,
de la sonrisa perdida,
de niños y jóvenes,
que heredarán dentro de poco,
lo que dejaremos de este país.