jueves, 26 de mayo de 2016

Y entonces...

Y entonces me pregunto,
¿cómo encontrar el camino
que me lleve a tus labios?,
que son la puerta
del corazón que amo
y del cuerpo que deseo

La página

Das vuelta la página,
caminas unos días más,
días que son meses,
meses que son un año sin parar.

Es la vida,
el reloj de los días,
el tiempo que recuerda,
que nada se detiene,
que hay movimiento
en cada minuto
en cada segundo...
de lo que hacemos
o dejamos de hacer.

Páginas de la vida,
con lecturas complejas,
alegres, tristes, lúgubres
y a veces infinitas.

Páginas de páginas,
sin saber cuándo,
ni dónde,
ni cómo,
suele ser... que se acaban.

jueves, 19 de mayo de 2016

Cuando gobierna el sordo y el necio

Un necio encuentra siempre otro necio aún mayor que le admira
Nicolas Boileau

No hay peor gobierno,
que aquel que desoye
la voz de su pueblo,
y la voz de su propia conciencia,
-si es que la tuviera-.

No hay peor sordo,
que aquel que llegó al poder
ofreciendo el "oro y el moro",
con el único fin y deseo,
de construir en su entorno
la triste historia
de un supuesto héroe,
de un supuesto mártir,
de un supuesto prócer.

No hay peor sordo en el poder,
el que a la vez es un necio,
que se alimenta de su ego
y de las melosas palabras
de su entorno predilecto
que le venera y le sirve
por el simple hecho de servirse
de las delicias del poder
de las ganancias que les da,
tener  el mango de la sartén,
y tener de su lado la ley.

Cuando gobierna el sordo
que a su vez es un necio,
gobierna la sinrazón,
gobierna el desprecio por el contrario,
gobierna el resentimiento,
la venganza y la sanción.

Cuando gobierna el sordo,
que a su vez es necio,
gobierna la ley de la selva,
la impunidad y la imposición.
Si alguna voz se queja,
si alguna voz pregunta,
si alguna voz cuestiona
se la descalifica
y a la vez califica,
como la voz del terrorista
la voz del delincuente,
la voz del que pide a gritos
que regresen los malos gobiernos
y los malos gobernantes
de historias pasadas.

Cuando gobierna el sordo,
que a la vez es necio,
su ejemplo lo siguen,
colaboradores y subalternos,
pequeños sordos,
pequeños necios,
que causan daño,
con la incompetencia innata,
de despilfarrar  la plata pública
en hacer creer que el sordo oye,
y que el necio acepta y rectifica.

Cuando gobierna el sordo,
que a le vez es necio,
ningún argumento cabe
cuando llegado el momento
se pide y se exige un espacio
para el diálogo y el consenso.
Se gobierna por la imposición y la sanción,
se gobierna con la amenaza,
se gobierna con la fuerza,
se gobierna para una sola bandera,
y no la del país,
sino del partido,
y la de los amigos del partido,

Cuando gobierna el sordo,
que también es necio,
el futuro es incierto,
aunque el sordo diga,
que solamente con él podrás
hacer realidad tu sueño de vida.
Seguro aprenderás a ser sordo y necio,
como condición única,
del servicio público,
asesinando la democracia colectiva,
y dando vida
al fundamentalismo político,
y al totalitarismo disfrazado de democracia.

Ni sordos de entendimiento
ni necios de voluntad y corazón,
porque no oyen,
porque no escuchan la voz del pueblo,
porque sólo escuchan
su propia voz.


jueves, 12 de mayo de 2016

Sobre totalitarismos y dioses de barro

La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios,
sino sobre las faltas de los demócratas
Albert Camus
El totalitarismo como ejercicio de poder,
resulta atractivo,
porque le permite resolver
lo que a bien tuviere,
sin necesidad de respetar la ley,
el debido proceso,
el diálogo y el consenso.

El totalitarismo,
construye historias
en torno a la figura de dioses de barro,
que aparecen como salvadores,
como irreverentes,
como únicos expertos,
como seres divinos,
con la capacidad de hacer
y deshacer,
sin rendir cuentas a nadie.

El totalitarismo se toma y domina,
los distintos espacios del poder,
y tiene por cómplice,
el silencio y la inacción
de la sociedad civil,
y el silencio y la desverguenza
de antiguos totalitarios
disfrazados de democráticos
que intentan regresar al poder.

El totalitarismo se fortalece,
porque se ofrece y vende
como una opción
contra la corrupción,
construyendo una falsa imagen
de honestidad y fortaleza,
que no rinde cuentas,
y que persigue y atosiga
a sus enemigos y detractores.

El totalitario construye la leyenda
de un dios de barro,
que convertido en caudillo
es la única fuente de deberes y derechos,
capaz de calificar y descalificar
la condición de todo ser humano.

El totalitarismo declara,
que el pasado es oscuro,
y que solamente su luz
nos permite ver el camino,
y nos invita a caminar al olvido,
y al reconocimiento eterno
del liderazgo del dios de barro.

Lo que el totalitarismo no observa,
ni toma en cuenta,
es que nada es eterno,
que hay un tiempo,
y también un momento
donde el poder termina,
donde la sociedad despierta,
donde la impunidad acaba,
y entonces,
la población afectada
se da cuenta
que todo era una farsa
y que el dios de barro
era una burda mentira.

Por todo ello,
y para que no se repitan
los totalitarismos y los dioses de barro,
es fundamental y necesario
que la sociedad civil despierte
y permanezca despierta
que se organice y renuncie
a intereses personales,
y se convierta en la voz de la ética,
y las buenas costumbres,
buscando evitar siempre,
que las semillas del totalitarismo,
caigan en terrenos ciegos
que son los propicios
para renazcan estos vicios.

Juntas y comités cívicos,
son el remedio
contra los totalitarismos.

Cuando el poder totalitario  sienta,
la fuerza de una sociedad
educada y pensante,
cumplirá su misión:

la de servir y no servirse.

viernes, 6 de mayo de 2016

La prensa libre

«En este Día Mundial de la Libertad de Prensa, insto a todos los gobiernos, los políticos, las empresas y los ciudadanos a que se comprometan a impulsar y proteger la libertad y la independencia de los medios de comunicación. Sin este derecho fundamental, las personas son menos libres y están menos empoderadas. Con él, podemos trabajar juntos para lograr un mundo con dignidad y oportunidades para todos.»
Mensaje del Secretario General, Ban Ki-moon.
Día Mundial de la Libertad de Prensa 2016

Leo el llamado
del Secretario General
de las Naciones Unidas,
en esta semana
que celebramos la libertad de prensa,
y leo el pedido que hace a varios sectores,
en el que incluye a los ciudadanos.
Nos dice y nos pide,
que nos comprometamos
a impulsar y proteger
la libertad y la independencia
de los medios de comunicación.

Debemos entonces,
comprometernos y proteger
la libertad de información
como libertad fundamental
y como un derecho humano.
No podremos ser libres,
ni pretender serlo
cuando la información no lo es,
cuando el acceso a la información no lo es,
cuando se oculta información relevante,
cuando no conocemos nuestra propia realidad,
nuestras propias circunstancias.
Preguntémonos qué tan fácil es
llegar a la información relevante
para el ejercicio de la democracia,
¿sabemos en realidad el estado de las cuentas públicas?
¿conocemos la realidad del gasto del gobierno
en todos sus rubros y actividades?
¿qué tan fácil es llegar a esa información?
y si los medios públicos y privados
¿cumplen con ese deber de informarnos?.

Debemos entonces,
comprometernos y proteger,
la libertad de prensa
frente a la censura y al exceso de vigilancia,
que se fundamenta a su vez
en el derecho a la privacidad
como previa condición
de la libertad de expresión.
La prensa debe proteger sus fuentes,
debe buscar libremente la información
debe compartirla
y debe ser responsable y ética
al momento de hacerla pública.
Pero el exceso de vigilancia estatal,
el exceso de regulaciones
y de organismos de control
pueden inhibir gravemente
la libertad de circulación de la información.
A largo plazo,
ello puede provocar
que mengüen las fuentes de información
y que la sociedad en general
se autocensure sin más.

Debemos entonces,
comprometernos y proteger
la garantía de la seguridad del periodismo
en Internet y fuera de ella.
Ese compromiso,
pasa por preguntarnos y reflexionar
sobre los canales y facilidades
que tienen los periodistas
para acceder a la información,
para producirla con seguridad,
y tener la garantía de que
no están siendo vigilados ni acosados
en Internet o fuera de ella.
Los Estados están obligados,
a garantizar el bienestar físico y psicológico
de los periodistas,
e incluso, deben dar muestras y acciones
sobre seguridad digital.

No es entonces,
un problema entre “periodistas”
o un problema de los “medios de comunicación”,
como seres o entes ajenos a la sociedad,
io tampoco podemos decir,
o pretender creer
que la sociedad en general,
no se debe involucrar en estos temas en particular.
Se trata de un problema
con múltiples dimensiones: tecnológica,
institucional, económica,
política, jurídica y psicológica.
Esta cuestión atañe directamente al
contexto en el que se enmarca
el acceso público a la información,
en particular a la confianza del público
para expresarse libremente,
así como al ejercicio práctico
del derecho a la información
y al desarrollo sostenible.

“La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía tácito”.

José María Vigil

jueves, 28 de abril de 2016

La sociedad civil



 “El fundamento único de la sociedad civil es la moral”
Maximilien Robespierre

Son las crisis y las desgracias,
las que marcan la historia de los pueblos,
la historia de sus sociedades,
la forma en la que se unen y se dividen.

Hay sociedades altamente divididas,
que han sucumbido al poder.
Sociedades ciegas que siguen la voz
y el canto de sirenas
de un dios de barro.
Sociedades ciegas,
que se enfrentan entre ellas,
que mientras pelean,
el poder se lleva el dinero
a manos llenas.
Sociedades ciegas,
que defienden estatus temporales,
empleos pasajeros,
beneficios efímeros.
Sociedades ciegas,
sociedades divididas
que enfrentadas todos los días
olvidan los principios de la convivencia pacífica.

Estas sociedades viven en crisis,
y esa crisis es producto de la estrategia del poder,
que se nutre, que vive de la ignorancia y el temor,
del caos y la desinformación.

La sociedad civil,
no puede evitar,
no puede olvidar
que si no defiende
los altos principios de la ética y la moral,
que si no educa y promueve las buenas costumbres,
no podrá responder al desafío del poder.

La sociedad civil,
debe entender
que debe vivir y defender
la diversidad de sus personas,
de sus pensamientos, de sus ideas,
incluso que debe vivir en la diferencia
porque eso no está mal,
lo que está mal es la violencia,
la manipulación
la manifiesta decisión de dividir
para que pueda reinar un poder sin límites.

En estos momentos de dolor,
la verdadera sociedad civil,
deja de lado cualquier color,
cualquier elemento de división,
y suma todo lo que signifique servir al prójimo.
Esa es la esencia,
esa es su esencia,
actuar en función del bien común,
sin que esa actuación busque
un beneficio particular.
se trabaja,
se sirve, se ayuda
por el simple hecho
de que esa acción
es en si una personal realización.

Quien gobierna,
quien dirige una sociedad,
quien tiene esa responsabilidad,
tiene la obligación de trabajar,
de cuidar el presente y el futuro.
Debe ser ejemplo de ahorro,
de diálogo, de concertación,
de ejemplo.

Los líderes son eso,
ejemplo de lo bueno,
caso contrario su fuerza
ya no es la moral,
sino la ley y la fuerza sin piedad.

La sociedad civil,
es el reducto de lo que debemos
y de lo que queremos ser,
no podemos esperar
que otros lo hagan,
o que otros hagan
lo que les de la gana.

La sociedad junta
y no disgregada,
diversa y compleja,
no puede cegarse
no puede vivir de leyendas baratas.
Debe abrir los ojos,
debe trabajar y exigir trabajo,
debe pensar y exigir respeto al pensamiento,
debe soñar y exigir apoyo a los sueños de todos,
debe ser la protagonista
y no un mero espectador
del una comedia cruel
donde el dios de barro decide
quien es quien.