jueves, 2 de mayo de 2013

Libertad de prensa


La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía Tácito.
Jose Maria Vigil
Día de la libertad de prensa,
día en el cual,
opositores y defensores,
se enfrentarán nuevamente
en una lucha de ideas y acciones,
por una prensa libre,
o una prensa impuesta.

Las ideas en el papel,
las opiniones en el papel,
las noticias escritas,
la capacidad de escribirlas,
la manera de hacerlo
y la forma de organizarlas,
todo ello,
dio origen al concepto prensa.
Tras ello,
surge la forma y la manera
de regular su funcionamiento
su ética, su direccionamiento.

La prensa ha jugado,
y juega aún
un rol importante en la sociedad,
por su influencia,
por su capacidad de influir
en las mentes y corazones de sus lectores.

La prensa ha servido al poder,
al político de turno,
al empresario que la financia,
al pensador que la influye,
al delincuente que la presiona,
al ciudadano que le lee.
Es verdad,
ha pasado una serie
de situaciones complejas.

Si de libertades hablamos,
la prensa ha sido presa
de las ideas y las acciones.
Pero eso no es todo,
la prensa también
ha sabido enfrentar al corrupto,
al poder en todas sus formas,
ha sabido defender la libertad
o la lucha por la libertad de la humanidad.
La prensa ha hecho frente con palabras,
lo que otros dicen con violencia y balas.
La prensa se ha convertido,
en un actor fundamental
de las relaciones sociales
y del progreso de una sociedad.

Por ello,
mas que callarla,
mas que acosarla,
demandarla o enjuiciarla,
hay que ayudarla a cumplir su rol social.

Porque tan presa es la prensa,
que sirve al empresario deshonesto,
como aquella que sirve al poder
que la financia y atrapa sin miramiento.
Tan presa es la prensa que calla,
ante la injusticia,
aquella prensa que cambia
el sentido de los hechos,
de las palabras,
que destruye el honor
de las personas.

En este día,
más que ataques,
más que cuestionamientos,
más que amenazas
la prensa necesita
replantear sus horizontes,
volver al amor del principio,
para lo que nació,
al servicio de la verdad
y de toda la humanidad.

No es libre la prensa que
sirve a un señor,
es libre la que sin miramientos
camina siempre en pos de la verdad,
por más dolorosa que esta sea.

Por una prensa libre,
de ataduras e ideas extremas,
por una libertad de prensa,
que devuelva a la palabra
el poder para encontrar la verdad,
y defender la vida y la humanidad.